EXPERTOS DOCENTES QUE ROMPEN BARRERAS…DIGITALES (I)

Llevamos dos semanas fuera de la cárcel y seguimos trabajando. Y si dentro era intenso fuera…uff, qué difícil de explicar pero bueno, poco a poco. Supongo que toda esta experiencia la tengo que digerir, dosificar y contarla paulatinamente. Y eso que no soy yo la que dormía en el chabolo, pero todo esto marca un poco.

Bueno pues ya fuera se puede trabajar de otra forma y yo tenía muchas ganas de hacerlo con algunos de los recursos que uso siempre que imparto certificados de profesionalidad, y éste recurso es el mejor de todos: el potencial humano. En los cursos siempre invito a expertos sobre diversos temas para que les muestren otras formas, más temas y con más profundidad. Es un recurso excelente y además permite a las alumnas poder descansar de mi, que bastante tienen que padecerme durante 5 horas diarias (o más), hasta terminar un curso de 400 horas de media (el cielo ganado tienen…)

El primer docente que ha conocido a mis alumnas ha sido José Luis. Todo surge una mañana en la que le comento la nueva fase del programa y le digo que voy a llevar a gente para dar ponencias (mensaje subliminal el mío…) y él rápidamente dijo que miraba agendas y que quizás podría encontrar huecos, así en plural. La idea era genial ya que yo había asistido el año pasado a sus cursos de internet y redes sociales. Ese tema es esencial para las chicas que llevan algunos años de vacaciones (no tan pagadas como piensan muchos) y están en plena brecha digital, sino también por la forma de José Luis de trabajar.

Los temas impartidos son más o menos los que se mostraban anteriormente, pero la forma, ésa es más curiosa. Yo comencé la presentación diciendo que él rápidamente se había ofrecido voluntario (no sé si le mueve el puro altruismo, que le gustan los retos, la curiosidad o que también cree que otro mundo es posible y quiere formar parte de esos cambios o al menos ver la materia) y que además para ellas, al ser tan especiales, también necesitan personas igual de especiales. No me decepcionó. Rápidamente consiguió enganchar con el tema, buscando puntos para motivar y llamar su atención, propiciando el aprendizaje significativo y la necesidad, convenciendo con argumentos pero dejando libertad de elección, usando el humor, y cambiando el lenguaje (¡¡incluso se atrevió con lenguaje igualitario!!, al principio para sorprenderme, luego por seguir probando y volviendo finalmente a los métodos tradicionales, pero la intención también cuenta 😛 )Creo que le fue incluso mejor el momento en que los dejé solos y se pudieron soltar más.  Enseñanza de igual a igual sin mirar orígenes y pensando en el futuro. Quitando miedos, animando, dando confianza y dejando autonomía y que cada cual procese a su ritmo. Además tiene algo muy peculiar y es que sabe leer muy bien entre líneas a las personas y además lo hace en poco tiempo (se nota esa lectura asidua y en diagonal).

Una gran experiencia para ellas, para poder aprender sobre un mundo tan complejo, aunque él consigue hacerlo fácil, y para poder practicar habilidades sociales y adaptarse a nuevas situaciones y personas. Y no es que lo diga yo, sino que ellas ya están esperando que llegue el lunes y pidiendo bises. Y me da que con ganas de hacer unas cuantas preguntas, ¿serán todas de ordenadores y redes sociales?

Laura

EL MAR EN UN CUBO…

Mi pequeño jugaba en la playa, cogió su cubito y con mucha decisión dijo: “Voy a coger una ola” Y se fue corriendo a por ella. De pronto gritó: “¡Mami, voy a coger el mar con mi cubo!” 😀

Pensé en la bendita inocencia infantil pero luego reflexioné sobre ese gran convencimiento. ¿Acaso no caben todas las grandezas del mundo en una persona? ¿No es una mente capaz de albergar mil proyectos? ¿No está lleno el corazón de la pasión necesaria para buscar nuevas opciones que hagan mejor su vida y la de los demás? ¿Gozamos de buena salud, tenemos los sentidos, nuestras manos y recursos para hacer un mundo mejor?

Sé con certeza que mi hijo cogió la ola más grande con su cubo verde porque creyó que era posible y lo llevó a cabo. Espero que siga cumpliendo todos sus sueños de la misma forma.

Laura

 

CUENTO A MI HIJO

Otra vez tengo la suerte de escribir en el Semanario ribereño Más, y como hoy es un día especial esta columna va dirigida a mi niño, a la madre que me parió, a la abuela estupendísima que tuve, a todo mi linaje y a todas las madres del mundo por ser las mejores. Gracias al periódico Más por permitirme otra vez “escribir en voz alta”

 

Un día mi hijo me pidió que le contara el cuento de cómo nació. Me encantó su carita mientras me escuchaba.

Papá y mamá te crearon con mucho cariño. Tenían mucho amor y querían materializarlo en lo más bonito del mundo. Poco a poco la tripita de mami empezó a crecer. Había momentos en el que pensaba que más que un bebé tendría un pez porque mami no paraba de beber agua y el bebé que vivía en su tripita no paraba de moverse. Se veía que era inquieto ya desde chiquitín.

Todas las mañanas a las 5, cómo un reloj, el bebé le daba pataditas a su papi para recordarle que tenía que despertarse (en esta parte se rió un montón, aunque creo que a su papi no le hacía tanta gracia…)

El día 19 de marzo a las 9 de la mañana mami se despertó con un “paf paf”. ¡El bebé ya venía!. Se prepararon para ir al hospital y su mami le dijo: “Tú, tranquilo, pequeño, ahora empezarás a notar que pasan cosas raras, pero papi y mami van a estar ahí ayudándote y animándote y dentro de poquito ya podremos verte”. Y así fue, 10 horas más tarde veía la cara más preciosa del mundo y me invadió un sentimiento de “imposible querer más”. Pero no es cierto, lo increíble es que cada día, cada momento ese amor sigue creciendo. Así, es como naciste y llegaste con nosotros. Pequeño mío, eres el cuento más bonito de mi vida, lo mejor que jamás podré vivir. Te quiero

En muchas ocasiones me han dicho lo mejor que se le puede decir a una madre y es que se nota que él es un niño feliz y consigue pintar sonrisas en las personas que le rodean. Educar a un niño es difícil pero yo tengo suerte. He tenido el mejor ejemplo del mundo: mi madre. Amor incondicional, la caricia a tiempo, responsabilidad en todas las facetas de su vida, generosidad a raudales, sentimiento puro, sonrisa entre las lágrimas, acompañante siempre en mi vida, la rosa más bonita del jardín. Creo que las palabras se quedan cortas… Pero es que ella también tuvo un gran ejemplo, mi abuela. Y seguro que ella también aprendió de la mejor. Una saga de mujeres increíbles. Nuestras vidas se han tejido a través de los fuertes lazos del amor, de la ternura y de grandes personalidades. Futuro brillante gracias a las raíces de amor más fuertes.

Ya, ya sé que tu madre también es perfecta, porque todas los son. Madre. La palabra más bonita, la emoción más completa. ¡Feliz de la Madre!

Laura

UN MUNDO PARA TOD@S

No entiendo porqué se sigue hablando de discapacidad y no hablamos de personas. Personas con circunstancias especiales que puede hacer su vida diferente, pero es que TODAS LAS VIDAS SON DIFERENTES.

Cansada de tener que dar explicaciones de que no existen dos mundos, sólo tenemos uno y en ese mundo tenemos que vivir todos, con nuestras características y circunstancias personales, con las sorpresas que da la vida, con lo bueno y con lo malo, con nuestra individualidad y libertad pero respetando también que el resto tiene los mismos derechos, y también los mismos deberes.

Cansada de tener que explicar que cada uno tiene su autonomía y su derecho a elegir lo que quieren en la vida.

Cansada de explicar que tenemos derecho a equivocarnos si eso conlleva nuestra elección, porque de esas equivocaciones, frustraciones y limitaciones se aprende. No son pérdidas sino momentos de inflexión que nos hacen crecer y ser más fuertes.

Con ganas de hacer un mundo mejor pero no un mundo de algodón y acolchado en el que no podríamos crecer y superarnos. No entiendo varios mundos, convivo con personas y sus circunstancias y no soy nadie para prejuzgar, hacerme ideas antes de tiempo, pensar en negativo y obstáculos y no en capacidades y superación.

Cansada de que la gente piense que no se tienen derecho a tener las mismas opciones, ya sean buenas o malas, deben ser las mismas adaptadas a las circunstancias. ¿tan difícil es de entender?

Cuando vamos a comprender que todos pasamos momentos de discapacidad, que todos tenemos dificultades físicas, cognitivas, emocionales, psicológicas o sensoriales que nos hacen diferentes, que nos ponen obstáculos pero que no nos hacen ciudadanos de segunda y mucho menos inferiores a los demás. Todos vivimos esos momentos cada día.
Así empieza mi día, pensando en la CAPACIDAD

FELIZ DÍA DEL LIBRO

Foto: Focus Aranjuez

Desde que era pequeña en casa siempre ha habido mil libros y todos en casa hemos tenido la sana costumbre de leer antes de dormir, o por la mañana, a cualquier hora. Ya desde adolescente cada 23 de abril iba a comprar un libro. Me encanta, observar portadas, leer de que van, encontrar el nombre de ese escritor que hace que vuele tu imaginación o el que conmueve tu alma, o el que hace que viajes a lugares y tiempos imposibles…

Una de las cosas que más me gustan de ese día, es ir a mi librería habitual, aquí en Aranjuez, una de las de toda la vida que todos conocemos y que te traten como si fueses de su familia “¡Hola, Laura!, ¿Cómo va todo?”, y te acompañan en ese momento especial porque ya conocen tus gustos, te informan de lo nuevo de ese escritor tuyo, o de tu tema, o te miran y dicen “no, ahora te apetece más de esto”, ¡¡Y encima aciertan!! En esa librería son capaces de leer el alma por eso unen libros y personas, y allí guardan la memoria de José Luis Sampedro. Una librería única llena de encanto y regida por el amor a la cultura y la humildad.

Eso solo ocurre en el pequeño comercio, en el que te tratan de tú a tú, en el que te dan información, asesoramiento personalizado, calidad y un buen servicio. Y ésa es la suerte que tenemos en Aranjuez y que muchas veces no valoramos como deberíamos. Ese momento también forma parte de mi ritual con el amor a la lectura. Y ahora se lo estamos transmitiendo a mi pequeño.

Con poco más que decir, ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!

Laura

LO QUE NO CONSIGAS TÚ, FIESTA JUBILOSA

Ay, madrina, ¡¡lo qué no consigas tú!! Bueno pues aquí tienes tu fiesta de Jubilación (otra más) familiar, porque todos los que están aquí son tu familia. Ya llevas un tiempo disfrutando a lo grande de tus merecidos días libres y parecía que esta fiesta no llegaba pero es que tú consigues sin saberlo que en torno a ti se cree más magia. Gracias a ti se ha reunido la familia, desde el norte y desde las islas, en unas fechas especiales: cumples de sobrinas y cercano al cumple de una de las personas más buenas que hemos conocido todos y que a todos nos ha cuidado. Eres pegamento y diversión para la familia, y eso es indiscutible, que desde ayer estás pisando calle. Ya, ya sabemos que no es por la diversión sino porque tienes ganas de vernos a todos.

Pero tú has conseguido más cosas. En el contexto familiar estás en todos los niveles: eres tía, prima, hermana…y no lo digo según árbol genealógico sino que estás cómoda en cualquiera de los niveles y te adaptas. Llamas y la tía María está ahí, para lo que se necesite. Creo que incluso  consigues que los pequeños te vean también a su nivel. Y eso es porque siempre te portas de forma natural, hablas con franqueza y desde el corazón y esas cosas se sienten y unen.

He tenido también la suerte de tenerte de MAESTRA,  te he visto en acción y sé que no has dejado indiferente a nadie y has marcado muchas vidas. Los docentes, y más aún en edades tempranas, forjáis el carácter de sus alumnas. Gracias a vuestro trabajo salen profesionales de mil ámbitos, personas que llegan lejos e influyen en más personas y según como haya sido su trayectoria esa influencia es más positiva o menos. No sólo enseñas materias sino que contigo se han aprendido valores, formas de trabajar, superación, responsabilidad, autonomía, creatividad, respeto, comunicación efectiva, sentido del humor…Eres una maestra de la VIDA. Has compartido con tus alumnas y compañeras una vida entera con risas, lágrimas, mil anécdotas, obstáculos que parecían insalvables y os han hecho crecer…y aunque sois figura de autoridad, los alumnos siempre observan todo, y como mejor aprenden es por el ejemplo, y vosotras en eso tenéis matrícula de honor. No olvidéis que lo que somos las chicas de Safa os lo debemos a vosotras, te lo debemos a ti que además siempre has colaborado en todo. Gracias de corazón.

La tía María, la tía de tanta gente (me estoy acordando también de la calle Postas), compañera de aventuras, corazón andante de ojos vivarachos que muestran mucho más de lo que las palabras dicen aunque quiera esconderlo, persona que exige porque está dispuesta a dar el doble y porque cree en las posibilidades de las personas, ejemplo de superación y cercanía, caricias de amor incondicional y apoyo permanente, disfruta mucho de esta nueva etapa, te mereces todo lo bueno que la vida pueda ofrecerte.

Te queremos

Empieza la fiesta, ERES LA FIESTA

Laura

EL CLUB DE LA RESPLANDECIENTE OSCURIDAD

Existe un club, que no es secreto, pero es “selectivo”. Tiene sus propias normas y es él mismo, ayudado por la Vida, el que decide quién y en qué momento pasa a formar parte de ese club.

Los socios son personas que viviendo felizmente su vida tienen un punto de inflexión, un momento en el que su realidad se tambalea y cambia radicalmente. No siempre es una pérdida total, a veces puede ser parcial o temporal, puede venir de repente o ir forjándose paulatinamente. Para cada persona es diferente, se vive de una forma única pero siempre trae la misma consecuencia para todos: Transforma la vida tal y como la conocíamos y nos obliga a adaptarnos, a aprender a vivir de nuevo (algunos sienten que lo que hacen a partir de ese momento es sobrevivir).

En ese momento se pasa por varios sentimientos, y aunque no sabemos explicarlos muy bien (probablemente no tengamos ni ganas de pensar cuáles son la palabras adecuadas) suelen ser: Negación, ira, negociación, depresión y aceptación (sí, esta también, aunque parezca que nunca seremos capaces de llegar a ese punto). No siempre van en ese orden, ni sales de uno y entras en otro. Es como si vivieses en una montaña rusa que varía tu estado anímico, y no lo hace por días sino por momentos: Estás en una nube, de repente has tocado fondo, recobras energía, quieres despertarte de esa pesadilla, te vienen a la mente los momentos en los que eras feliz con esa persona, lloras, te enfadas con el universo, te preguntas como es posible que el metro haya seguido funcionando ese día y que la gente siga haciendo su vida, lloras desconsoladamente, ruegas para que las manecillas del reloj giren en sentido contrario, deseas bajarte del mundo, quieres estar rodeada y que te abracen y al segundo lo que necesitas es estar sola y rodearte de su recuerdo……A veces vives todas las emociones a la vez. Casi sientes que rozas la locura, aunque quizás sería peor no sentir nada de esto ya que eso indicaría que todo lo bello que existió anteriormente jamás estuvo en tu vida.

Es un club “exclusivo”, sólo forman parte de él las personas que han vivido algo así. Muchos, que no han vivido ese momento, incluso te dicen que saben lo que sientes, pero no es cierto. Ni siquiera quienes son parte del club pueden saber cómo lo siente cada persona, porque cada sentimiento, cada vivencia es única, irrepetible. Pero aunque no haya sido exactamente lo mismo, a las personas que están en este Club les une un lazo común, un hilo brillannte que les conecta e incluso les consigue reconfortar momentáneamente. Sientes que no es necesario hablar con esa persona. Esa mirada, ese gesto silencioso llena parte del vacío.

Los primeros momentos de ingreso en el club suelen pasarse rodeados de gente. Se agradece pero lo curioso es que pasado un tiempo, cuando realmente eres consciente del impacto de la pérdida, cuando necesitas hablar y estar acompañada, cuando sientes que el dolor es lacerante, la ayuda ha cambiado. Quizás sienten que ya no la necesitas, o quizás prefieren no hablar porque ya ha pasado un tiempo prudencial (quién juzga cual es ese tiempo….). Aunque pienses que estás sola, no desesperes, siempre habrá alguien o algo que te ayudará a salir adelante. Vendrá de improviso y de diferentes formas, pero te traerá fuerzas para seguir sonriendo aunque sea entre lágrimas.

Curioso después de todo esto que el club se llame de la Resplandeciente Oscuridad, cuando todo parece lúgubre y lleno de desolación. Pero en todo momento de oscuridad hay algo de luz, aunque muchas veces cueste verlo. Ese dolor se modifica en el momento en que sientes que la energía de esa persona no desapareció sino que sigue en ti. Surge la alegría, aunque el alma llore, cuando revives momentos compartidos. Crees de nuevo en la Vida cuando compruebas los buenos sentimientos de las personas que te rodean. Recobras fuerza cuando asimilas las enseñanzas que provocó ese dolor. Te sientes mejor cuando ayudas a otra persona o a un nuevo miembro del club a pasar esos momentos. Esa persona revive cuando ves un gesto suyo, o escuchas su frase característica en otras personas. Sientes algo mágico cuando parece que escuchas su risa o la ves en sueños. Eres consciente de lo unidos que estábais, y seguís estando, cuando sabes lo que te diría en cada momento. No lo sientes materialmente, y eso duele muchísimo, pero sí lo sientes en tu corazón y sabes que siempre te acompañará en tu camino. Sabes que nunca estarás sola.

Ójala no hubiera que entrar en ese Club pero es inevitable. Sé que no ayuda, quizás incluso pienses que todo esto es palabrería, quizás te enfade lo que has leído, quizás tengas ganas de llorar o quizás hayas notado que algo se ha movido, o te sientes comprendida, quizás solo sea un desahogo por mi parte, o quizás lo que quiero es hacer más soportable tu dolor cuando todo lo que quieres es volver a sentirle. Siento no poder ayudarte en eso, ójala fuera posible……Quizás sea una acto de fe, pero estoy segura de que incluso en la oscuridad surge la luz. Estoy segura de que la sonrisa volverá a tu rostro. Recoge fuerzas de cada uno de nosotros y crea con ella una red que te ayude a protegerte y apoyarte. Con el tiempo quizás encontres un sentido a todo este dolor. Mira hacia delante recordando lo bueno del pasado, cúbrete de los sentimientos que te dejó para hacer frente al camino. Se lo debes.

Busquemos en las estrellas el brillo de sus almas. Se fueron pero su energía es el regalo que nos dan.

Laura

DECISIÓN

 Solemos tener una zona de  confort, un estado de bienestar que nos hacen sentir protegidos, como si estuviésemos en un tubo de cristal que nos aisla pero por el que podemos ver. Es como cuando ves la lluvia desde tu casa y te sientes calentita, cobijada, sientes la belleza del momento pero también eres consciente de lo que sienten los que están en la calle. Ves los árboles moverse pero no sientes el aire, ni el sonido, ni la vibración.

Pero dentro de esa tranquilidad existen momentos, vivencias, pensamientos que resquebrajan, aunque sea una mínima parte esa sensación. Empezamos a pensar más allá, nos sentimos impulsadas a buscar una solución o a vivir algo nuevo. Sopesamos pros y contras, reflexionamos, cogemos fuerza y decidimos pasar a la acción. Sigues en el salón, pero dejas la manta, te levantas y te acercas a la ventana, incluso la abres aunque sabes que se puede mojar el parquet pero quieres sentir el viento, oír como caen las gotas y oler la tierra mojada. Y se pinta una sonrisa, te armas de decisión (aunque también te protejas y cojas chubasquero y paraguas) y sales a la calle, incluso sonríes cuando los demás te miran como si se tu hubiese ido la pinza, pero tienes claro lo que quieres. Quieres sentirlo en tu piel, quieres empaparte, y decides romper las barreras, que no son otras que las tuyas porque eres la verdaderamente responsable de su vida, y te fundes en la lluvia, te mezclas con la esencia de la naturaleza, con la fuente de la vida.

Hay momentos en los que decides tomar las riendas de tu vida, aunque quizás te equivoques, pero confías en tus posibilidades porque sabes que realmente mereces la oportunidad y que todo te vaya bien, has aprendido y has trabajado los recursos, quieres tener nuevas sensaciones que sabes que serán tu trampolín hacia algo mejor. Eres valiente porque confías en tu fuerza interior. Y lo mejor es que todo fluye…y sonríes…y ¡¡VIVES!!

Laura

MIS DEBERES CARCELARIOS

Hace unos meses empecé a escribir sobre mi experiencia dando un curso en la cárcel. Al principio pensé que escribiría en el blog todas las semanas, incluso con doble entrada, pero la realidad es que sólo he escrito 3 posts y no ha sido porque el tema no dé para ello, sino porque he necesitado mucho tiempo para mi, para ellas, para impregnarme de esas vivencias carcelarias y de sus emociones que unidas a las mías han creado un sentimiento de equipo y poder procesarlo. Sinceramente siento que hay cosas que no se pueden explicar sino que hay que vivirlas para saborearlas en toda su magnitud y esta experiencia profesional (y vital) es una de esas maravillas que te ofrece la vida. Ahora que se acerca el final y el inicio de la siguiente parte del programa ¡¡¡¡YA EN LA CALLE!!!! tengo otra vez la necesidad de compartirlo, de plasmarlo en un papel, porque lo que no se escribe es como si no existiera y porque creo que mis alumnas también han hecho de profes. Así que, fiel a mi sistema desigual con su ritmo propio, os copio lo que les escribí a ellas en mis deberes particulares. Ellas tuvieron los de Semana Santa (ya sé que soy mala pero era mucho tiempo ocioso y no me arrepiento porque han dado muy buenos resultados) y yo, después de leer sus impresiones sobre el curso, quise responder en mi tiempo libre haciendo la misma redacción.

Bueno pues después de leeros, y emocionarme, he pensado que no era justo que yo no hiciera también los deberes.

Creo que quizás os habéis sentido obligadas a escribir algunas cosas ya que sabíais que lo leería pero, como dice una persona muy lista que conozco, la mirada, ésa no engaña, y vuestras miradas tan puras, tan de verdad, me han acompañado durante las casi 450 horas que lleváis aguantándome.

Desde que se me ofreció la oportunidad de dar este curso no lo dudé. Era una gran salida laboral porque se abre otro campo y además siempre me han encantado los retos. Dije que sí antes de darme cuenta de que lo pronunciaba y durante 2 ó 3 meses no busqué más porque nuestros caminos ya se cruzaban. Ahora sé que no fueron sólo esos meses. Llevaba 36 años preparándome para vosotras, a nivel profesional y personal.

Creo que he estado a la altura, bueno lo sé certeramente, y es que no podía ser de otra manera ya que este equipazo me ha impulsado a dar lo mejor de mi, a exprimirme, a dar y recibir, a tener paciencia, a valorar la importancia de una sonrisa, o de una palabra incluso de un silencio. Si os he enseñado una décima parte de lo que yo he aprendido con vosotras me doy por satisfecha.

Empecé una sección en el blog con esta vivencia y sólo escribí 3 cosas…Creo que tanto sentimiento, tanta vivencia, tanto dolor, tanta ilusión, tantas risas…TANTA HUMANIDAD no se explican con palabras. Hay que vivirlo y compartirlo así que he pensado que lo mejor es reconoceros el hueco enorme que os habéis hecho en mi corazón, porque ya me tenéis ganadita.

Seguro que os preguntáis por el futuro y os diré que yo también tengo miedo y nervios. Y no es porque crea que no lo podéis hacer bien. Sé que podéis, sois un brillante que luchaba por resurgir, esas notas musicales que esperaban encontrar sus ritmo para hacer la más bella melodía de libertad. El potencial estaba en vosotras, grupo de elegidas. Mis nervios son porque no puedo controlar esos miedos que os pueden entrar, esas dudas al empezar un nuevo camino, ansiado pero desconocido, esos momentos de inseguridad que pueden hacer que os sintáis en la cuerda floja y que os impulsen a seguir o a caer. Pero me habéis enseñado que no está en mi mano. Gracias a vosotras he comprendido que si de verdad confías en alguien debes dejar que trace su propio camino, que se equivoque, que aprenda, que motive, que ayude, que sea ejemplo…He comprendido que vuestras alas han vuelto a crecer, os las quisieron cortar pero sois como el Ave Fénix y renacéis más fuertes y sois el ejemplo de que si se quiere se hace, que de aquí se sale. Como sea vuestro futuro no depende de mi, pero quiero que tengáis muy claro que confío en vosotras, que sé que podéis y que tenéis mucho que aportar. Nadie dijo que fuera fácil, pero es que así se valora mucho más todo. Recordad que sois grandes y buenas, porque al final fuisteis valientes, os quitasteis la coraza y habéis mostrado vuestra fuerza interior. Habéis conseguido que vuestra fuerza interior se refleje también fuera y ese potencial no os lo puede quitar nadie.

Recordad siempre la pureza de estos sentimientos creados entre todas, más aún cuando nos sintamos caer y esa red de cariño nos envolverá.

Gracias por dejarme ser parte de vuestro camino. Gracias por mejorar tanto el mío

Laura

Blog de WordPress.com.

Subir ↑