SANTI, SONRISA ETERNA

Llevaba mucho tiempo sin escribir pero hay momentos en que el alma debe liberarse o estalla. Hoy es uno de esos días, o fue ayer cuando la vida y la muerte volvieron a bailar y nos dejaron helados, dolidos e incrédulos.

Por la mañana temprano los móviles comenzaron a sonar, tímidos, con sorpresa acompañados de “Cómos”, lágrimas, manos en la boca y cejas subidas. No podía ser que un ejemplo de vida desapareciese así.

Pero, ¿sabes lo que pasa, Santi? Que no soy capaz de hablar en pasado. Porque tengo una sensación de irrealidad, porque este jodido bicho no ha permitido tener la despedida y el acompañamiento que merecéis (que habrá sido única, pero no la de verdad), hasta eso se ha negado. Y porque no me cabe en la cabeza que realmente te hayas ido. Tengo la impresión de que me cruzaré contigo en cualquier esquina…

No te veremos más, pero tu sonrisa no se borra. Vive en cada corazón de cada persona que te conoce, e incluso con las que te has cruzado, porque tu luz traspasa y se impregna. Has tenido algo único y bueno y es que eres tan sumamente excepcional que todas las cosas buenas se te han comentado en vida: generosidad, amabilidad, solidaridad, alegría, ejemplo de familia, profesionalidad y perseverancia, amor a la vida, amigo de tus amigos….Las palabras se quedan cortas y es que te has bebido la vida a chorros, pero has compartido esa energía que desbordas. Hay algo que me dice que no soy la persona más indicada para hablar, pero por otro lado no es así, porque tú consigues que cada persona se sienta única, todo el mundo siente conexión contigo. Lo he visto en las personas de tu pueblo, con ese amor a tu familia, pero lo he visto en los sitios donde hemos trabajado y compartido alumnos, y ¿sabes lo que reflejaban siempre sus caras, incluso las de las mías? Una sonrisa radiante y confianza. Eran tu espejo, porque contagias, Santi, y esa energía no puede desaparecer, es imposible.

Hoy veía un libro que se llamaba un corazón lleno de estrellas, no sé de qué va, pero me recuerda a ti. Tu corazón brilla, amigo, y haces que resplandezca a tu alrededor. En tu generosidad has dejado esas estrellas en cada corazón que has acariciado en tu vida, mil galaxias, y todas brillan a la vez en una lluvia, porque no pueden contenerse ni la rabia ni el dolor. Duele e impide respirar que te hayas ido. Pero te has quedado en todos.

Seguramente estarás vigilando, pero puedes volar alto porque sabes que los cuidaremos, has dejado algo grande y es tu ejemplo, sé que sonreirás orgulloso, y que desde dónde estás protegerás. Cuando estemos en silencio podremos escuchar lo que dirías, siempre cariñoso y alegre, y el sol traerá tu calor, el río llevará tus recuerdos. Tu esencia permanece en nosotros y en todo lo que has querido.

Hasta siempre, Santi. Gracias por habernos regalado tantas cosas buenas. Te queremos.

Laura

UNA MAÑANA FRÍA

Durante mis cursos hay ocasiones en que vemos pelis, documentales, cortos…para poder debatir sobre ellos. Creo que es una actividad estupenda para comprender y reflexionar sobre diferentes temas de una forma lúdica. En el certificado de Información Juvenil decidí preparar una actividad más especial, no sólo sería ver la peli sino que posteriormente contaríamos con la visita de la directora Raquel Troyano, y eso es poner un broche de oro a una actividad que es un éxito asegurado. Quizás también era una excusa ya que yo misma estaba deseando poder ver por fin el documental “Una mañana fría”.

En este documental Raquel y su madre, Rosi Troyano, protagonista de la historia central, han volcado generosa y sinceramente su alma, han exprimido su dolor palabra a palabra, y aunque debió ser duro tengo la impresión de que, tras ese estallido, han respirado, su corázon marca un ritmo más sosegado, más sereno y más completo, al hacer las paces con su pasado y su dolor.

La película habla sobre los siniestros de tráfico, pero nos muestra que en ellos no sólo pierde quien sufre el accidente, sino que esa persona va acompañada por una cantidad de personas que pierden parte de su vida, sobreviven y deben adaptarse a esa pérdida repentina, injusta, lacerante. Y después….en muchas ocasiones, sólo queda el silencio, atronador silencio, cuando tú deseas gritar, hablar, llorar, romper todo en pedazos…pero la sociedad, acostumbrada a guardar el dolor en una cajita al fondo del armario dice que la vida continúa y debe hacerse con una sonrisa. al ritmo normal…aunque nadie conozca ese ritmo y aunque todos sepamos que es imposible recuperarlo.

Se suceden los testimonios de Rosi y de otros fámiliares y víctimas de accidentes. Supervivientes que nos muestran como un único instante transformó su vida para siempre. Y aunque el tema es brutal y aterrador, lo hacen desde el corazón y con gran generosidad muestran SU VERDAD. No piden que estemos de acuerdo, no temen que se les juzgue, sino que liberan sus sentimientos valientemente, al mismo tiempo que demuestran a los demás que seguir adelante es posible, aunque el alma no deje de llorar. Y todas estos sentimientos mostrados en palabras se acompañan de las imágenes siempre impresionantes de Luis Centurión. Los colores, los paisajes son un protagonista más de esta obra, imprimen una realidad, y es que la naturaleza es cíclica, lo refleja todo, la muerte pero también la vida, el renacer, la superación. Recuerdo que en una entrevista Raquel decía que quería que los espectadores sientiesen frío, y lo consiguen, pero…queda un calorcillo latente, y es que esas personas permanecen en nuestro corazón, nos acompañan, y nos impulsan de nuevo a vivir. Nos impulsan a superarnos desde nuestra vulnerabilidad. Es de los documentales con más Verdad y Vida que he visto.

La idea de poner este documental en este curso surgió porque éste se había visionado también en institutos y queríamos saber su repercusión. Raquel comentó que los jóvenes lo aceptaron muy bien, con un debate enriquecedor, que eran los adultos los que mostraban mayores reticencias a su visionado. Es otra asignatura pendiente, aceptar que la muerte es parte de la vida, no proteger a los demás, ya que así realmente no les damos herramientas para poder afrontar la realidad. Es necesario dejar de hablar de la muerte como un tabú porque forma parte de la rutina, aunque no la vivamos diariamente. Es necesario sensibilizar sobre los accidentes de tráfico ya que son la tercera causa de mortalidad en el mundo y la mayoría de las veces es evitable. Y es necesario dejar de estigmatizar también a las víctimas que sobreviven a la tragedia y apoyarlos para que puedan vivir plenamente respetando su ritmo. Y Raquel nos sensibiliza sobre esta realidad de forma magistral, humana y sincera. Espero que el haberse embarcado en esa aventura encontrase el calor y el perdón que su corazón ansiaba. No hay duda de que en las personas que hemos sentido esta película se han generado mil pensamientos que se han colado en nuestros huesos, reverberan e impulsan a reflexionar sobre los accidentes de tráfico, sabiendo que la seguridad vial es necesaria y posible, que la muerte está ahí porque es inherente a la vida y que cuando haces las paces con ella todo se vive con más intensidad. Como siempre gracias por vuestra profesionalidad, humanidad y valentía.

MI OTRA CUARENTENA

Fb me recordaba hoy la “cuarentena” que pasé en el hospital hace 8 años. 21 días hasta que me dieron de alta y pude salir con mi bebé del hospital. En ese tiempo aprendí a valorar lo que realmente importa. Puse en valor, más aún si era posible, a mi familia, a mis amigos…Recibí el amor y la fuerza de mi gente, que sin estar físicamente se hacían muy presentes. Esa energía y ese aprendizaje me han ido convirtiendo en la persona que soy hoy. No fue sólo una vivencia, sino que la procesé, lo agradecí y esas enseñanzas y esos sentimientos han conseguido que sepa lo que es la VIDA, la mía propia y como quiero vivirla plenamente, con mis valores, mis creencias, mis decisiones y rodeada de quien realmente me importa.
En estos días se presenta nuevamente esa oportunidad, no para mi, sino para todos. Lo que pueda parecer un final, y quizás así lo sea, puede ser el comienzo de algo mucho mejor, aunque a algunos no les interese que eso ocurra, quizás deberíamos plantearnos porqué cuando todos sabemos que otras formas son mejores y necesarias algunos se empecinan en continuar de la misma forma. ¿Inercia? ¿Conformismo? ¿Miedo al cambio? ¿Pérdida de poder?… La palabra CRisis, comienza igual que CRear, CReer, CReatividad…da que pensar.
Algunas personas no se han podido permitir el “lujo” que otras tenemos de estar a salvo en casa. Estas personas, luchadoras y valientes, están viviendo su propio proceso y abanderan ese movimiento de cambio, en el que no les vale ni cualquier cosa ni cualquier forma. Otras tenemos la suerte de estar viviéndolo tras los cristales, pero deberíamos prepararnos porque tarde o temprano llegará nuestro momento de contribuir, cada cual desde su lugar y con sus herramientas.
No elegimos lo que vivimos pero si podemos reflexionar sobre cómo vivirlo. Cuando salgamos nuestra vida será diferente, seguro, pero se nos ofrece la posibilidad de que sea mejor.
Esto también pasará, pero yo quiero que de esta catástrofe salgan cosas buenas, ¿Me acompañas?
Laura

PARA L@S SANITARI@S: GRACIAS

He estado un rato pensando en ti, persona que trabajas en Sanidad. No puedo hacerme a la idea de lo que debe estar suponiendo este momento para ti. Supongo que tienes miedo, que te estarás preguntando porqué, si todo el mundo puede, Y DEBE,  protegerse quedándose en casa, a ti te ha tocado salir diariamente, pintarte tu sonrisa, vestirte de guerrer@ e ir a trabajar con la misma profesionalidad de siempre. Tu trabajo siempre es complicado y entraña mucha responsabilidad, no lo puede hacer cualquiera, por eso lo elegiste tú, porque eres fuerte y valiente, porque valoras la vida y luchas por ella diariamente, no hablo de tu vida (ese sentimiento lo tenemos todo el mundo) hablo de LA VIDA. Y en este momento es donde se demuestra más aún tu valía. Vences al miedo, a la incertidumbre, al agotamiento, a la irresponsabilidad de la gente, al egoísmo…Y lo haces a “alma descubierta”, sólo con tu profesionalidad y tu enorme corazón. Creo que los aplausos diarios no son suficientes. Pero seguro que sientes también el cariño y el respeto de las personas a las que estás ayudando, en sus ojos, en sus palabras, en esa distancia prudencial que se rompe por las cercanías del cariño, en tu familia cuando llegas a casa o cuando hablas por teléfono. Y si no lo ves o más bien has observado lo contrario, no lo tomes como algo personal, está hablando el miedo de las personas que se sienten muy vulnerables y no saben hacia quién enfocan su frustración. GRACIAS, DE VERDAD

Y ahora pienso en la UCI….no sé lo que es trabajar allí, pero sí sé lo que es ser paciente. En su momento me ACOMPAÑARON día y noche, me dieron cuidados médicos y pusieron tiritas en mi alma, en un momento muy delicado: yo acababa de ser madre y estaba luchando por mi vida sin saberlo. Mientras yo sacaba mi leche para poder ser la mejor madre del mundo cuando volviera a ver a mi hijo, ellos me cuidaban y animaban. Yo me preocupaba por mi futuro, mi hijo y mi familia y ellos velaban por salvar mi presente, siempre con una sonrisa y con muchísimo respeto. Querid@ profesional, no me hago una idea del momento que vives, pero sí soy muy consciente de la inmensa labor sanitaria Y SOCIAL que haces, lo profesional te pide la asistencia médica pero el paciente lo que valora es tu calidad humana y el acompañamiento. Ahora eres más importante aún debido a ese aislamiento. Busca la sonrisa, habla desde el corazón, la cercanía la verás en los ojos de esa persona que te admira. Habrá momentos de bajón, pero siempre habrá una mano tendida, fuerzas sobrehumanas…permítete poder respirar en algún momento, llorar y soltar esa frustración, para volver luego más fuerte. Esos corazones que a veces se paran han acompasado, gracias a tu acompañamiento, su tic-tac al ritmo del tuyo, te regalan parte de su energía para que te fortalezcas y que sigas haciendo la vida de los que te rodean mucho más plena. GRACIAS, MIL GRACIAS

Esto también pasará…

Laura

LA FELICIDAD ESTÁ EN NUESTRAS/SUS MANOS

El miércoles pasado y esta mañana he estado aprendiendo con l@s alumn@s de 4º de ESO del colegio Sagrada Familia FESD en Aranjuez. Sí, habéis leído bien, aprendí. Iba a dar una charla y como pasa siempre fui yo la que salí aprendiendo.

Esta actividad ya se ha realizado otros años en colaboración con el Departamento de Orientación y con la pastoral del Centro y cada vez es diferente al ser grupos únicos y especiales. Surgió porque en mi trabajo como docente de cursos de personas en situación de desempleo y tras haber trabajo en centros penitenciarios, veo unas características muy frecuentes: FALTA DE AUTOESTIMA Y FALTA DE ASUNCIÓN DE RESPONSABILIDADES. Pensando que esto es más bien un problema social que individual, me plantee la posibilidad de que quizás fuese más efectivo actuar proactivamente y hablar con los jóvenes, que tienen mayor capacidad de adaptación, y que serán los adultos del mañana.

La verdad es que estaba súpernerviosa, es un público selecto y exigente, no les vale cualquier cosa y además pueden sentir que ya viene otra persona a contarles lo que es la vida, cuando ell@s son los que verdaderamente saben como es SU propia vida y la entienden desde su vivencia personal, por lo que nadie mejor que ell@s para saber lo que necesitan o no. Este año además eran 2 charlas en vez de una. Hoy los de la primera clase ya les habían adelantado algo los otros, y el resultado prometía ya que comentaban que eran una charla sobre FELICIDAD (preciosa palabra) aunque realmente no habíamos hablado de ello, y que conseguirlo está en sus manos. La semilla ya estaba germinando transformando el mensaje a su manera y haciéndolo más enriquecedor que lo que yo había contado. 😀

La charla se puede resumir en:

  • Sus puntos fuertes: es común preguntar a l@s adult@s cuales son sus puntos fuertes y que no digan nada, o se sientan narcisistas si los nombran, que sugieran que no tienen o que la pregunta les incomode. Sin embargo, al preguntar los puntos débiles, contestan rápido y además puede salir una larga ristra. Esto es porque estamos acostumbrad@s a que no se valore todo lo bueno que hacemos pero que se nos dé un golpe en la chepa al menor fallo. Lo preocupante es que a algun@s de los alumn@s, ya les empieza a pasar, cuando realmente tienen un potencial que están empezando a desarrollar. No podemos permitir que su autoconcepto quede dañado, de forma permanente, a edades tan tempranas. Esta vez no han dicho las competencias en voz alta sino que iban mostrando con los dedos las que iban pensando. Hay personas que tienen la valentía de reconocer que no han encontrado ningún punto positivo. Tener el coraje de decirlo delante del resto ya es una virtud enorme en si misma, sólo que aún no lo han asimilado.
  • Importancia de quererse a si mismos y también te miran raro. Muy relacionado con lo anterior. La autoestima es esencial, si yo no me quiero no estoy ofrenciendo lo mejor que tengo a las personas a las que quiero. ¡¡Lo mejor que tengo soy yo misma!! así que quererse es obligatorio.
  • Las etiquetas: esas enemigas silenciosas, o no tanto, que pueden hacer mucho bien o mucho mal. No nos engañemos, tod@s necesitamos clasificar en nuestra mente el mundo que nos rodea, se llama categorización, y nos facilita la vida y la adaptación a las circunstancias. El problema es si la etiqueta es negativa y siempre la misma. Queramos o no, influirá en nuestra actitud y nuestras acciones. Es importante recordar que no es lo mismo ser que estar. Yo puedo estar muy tonta un día, pero tengo claro que no soy tonta.
  • Importancia del lenguaje: (sí, ya estoy otra vez con lo mismo). Hablar en positivo ayuda a que los proyectos se cumplan, y para alcanzar la meta es imprescindible tener claro que es lo que pretendo y decirlo, SIEMPRE EN POSITIVO Y CREYENDO EN MIS POSIBILIDADES. El pensamiento necesita materializarse y sólo es posible hacerlo con el lenguaje, ya sea oral o escrito. Una vez que lo transformamos en algo concreto y lo decimos en alto, nos responsabilizamos de ello y ya no podemos echar balones fuera. Si además se lo decimos a otra persona, el compromiso es mucho mayor, por lo que buscaré más formas de intentar conseguirlo. Esa formulación del pensamiento va a crear una actitud, esencia de la persona, y encaminará a una acción. Y el éxito está más cerca si creo en mis posibilidades y no busco excusas ni NOes. En esta ocasión salía la palabra FRACASO (que palabra más brutal, sólo de escucharla se me pone una losa encima) y veíamos el cambio si hablábamos de OBSTÁCULO, ya que hay pensaban soluciones: lo salto, lo esquivo, lo destrozo, pienso como atravesarlo (2×1 busco soluciones y además estás dependen exclusivamente de mi misma)
  • El futuro no es negro, será del color que yo pinte mi vida. La palabra crisis ha hecho mucho daño. Son muchas las personas que piensan que da lo mismo lo que hagan porque hay crisis, y lo único que consiguen es un inmovilismo que les crea tristeza, impotencia, aislamiento….y no permite que empiecen a poner los mecanismos para mejorar su situación. Esta sensación se transmite y está presente en todas partes y de forma continúa. Las conversaciones muchas veces son sobre este tema, nos lo recuerdan los periódicos, las redes sociales, la televisión….Este mensaje va calando en la sociedad y el problema es que está al alcance de tod@s, también de los jóvenes y los niñ@s. Cuando todo el tiempo escuchas que no hay trabajo y que no hay futuro (que frase más bestial), ¿Con qué animo te pones a estudiar si los que más saben ya están diciendo que no tiene sentido porque acabarás en la cola del paro? Antes te decían “estudia y llegarás lejos”, ahora se les sigue diciendo “estudia” pero hay otro mensaje persistente que dice “recuerda que hay crisis y de ella no nos saca nadie”. Seamos conscientes de la repercusión de los mensajes que transmitimos.
  • Culpabilidad o responsabilidad: Tenemos tendencia a equivocar estas palabras o usarlas como sinónimos. Normalmente la más utilizada es la palabra culpa (la culpa es de…) y lo que suele acompañar a esa expresión es un agente externo. Así es mucho más fácil sentirnos bien (sensación falsa de bienestar), porque el problema no está en mi sino en otra causa. Además lo tomamos como problema (otra vez una palabra negativa) y no como una oportunidad de crecer y de salir de nuestra zona de confort. Es más fácil echar balones fuera que asumir que la respuesta para cambiar mi situación depende de un@ mism@ y que debe movilizarse para que su situación cambie. Esto es algo que cuesta mucho asumir. Les pregunté a l@s alumn@s que de quién era la responsabilidad de que esta charla saliese bien, rápidamente empezaron a decir algun@s que de mi, otr@s que de ell@s, pero hubo un chico que respondió: “De tod@s pero seguramente se te eche la culpa a ti”. Que respuesta más grandiosa, y él no es consciente de la importancia de su respuesta. La respuesta de los adult@s suele ser que la culpa es totalmente de la persona que da la charla y cuesta que cambien ese punto de vista.
  • Nos mueve la emoción: Como yo me comporte o lo que cale en mi un acto o una conversación o una canción siempre va a depender de como me haga sentir. Posiblemente no te acuerdes de lo que se dijo, o sólo de algunas frases que te impactaron, si fue algo provechoso o no….Pero siempre recordarás como te sentiste y así clasificarás si es bueno o no tan bueno. Hay que tener eso presente cuando hablas con las personas, que esa persona se sienta única aunque pertenezca a un grupo, pero que sienta que ese mensaje es para ella ya que es alguien que merece la pena.

Éste, más o menos era el contenido, otra cosa es lo que le llegó a cada un@. Participaron, prestaron atención, hubo distraídos y murmullos constantes (estos fueron los menos) pero si se notaba que el mensaje calaba de alguna forma. La comunicación no verbal atraviesa fronteras. Además tengo comprobado que la comprensión no tiene porqué llegar rápidamente, sino que se va asimilando, va calando hasta llegar a ser parte de la misma esencia de la persona. Estas grandes personas tienen todo el futuro en sus manos, conseguirán lo que se propongan. Yo sólo invierto mi tiempo en quien merece la pena y he pasado 2 hora extraordinarias con ell@s.

Esta vez también había entre los oyentes una persona muy especial para mi. Y eso siempre es un reto mayor, por las expectatvas y el miedo (mío) a poder decepcionar. Pero no ha sido el caso. Esa persona siempre saca lo bueno de las personas que tiene alrededor, crea sonrisas y tiene una fuerza interior impresionante y una perseverancia infinita. Es una máquina y un orgullo para los que la conocemos.

Es importante recordar que es más fácil hablar con ell@s para que se conozcan pronto que arreglar adultos rotos. Estos grupos han sido más reflexivos que en otras ocasiones pero se notaba en sus miradas que, en cuanto lo crean, se comerán el mundo. Gracias por compartir vuestro tiempo conmigo

Laura

EL TIEMPO

Una nueva oportunidad de colaborar en el Semanario ribereño Más. Hace tiempo que no toco temas más polémicos y es que prefiero aprovechar la ocasión para reflexionar sobre lo importante, pero esta semana no sabía qué decir así que ha tocado hablar del tiempo. De nuevo gracias por dejarme “escribir en voz alta”.

Pues como no sé de qué escribir toca hablar del tiempo. Ese compañero perenne que vuela, miramos atrás y nos parece mentira, quizás nos ha arrasado, y algunas veces ha conseguido convertir unos segundos en un sentimiento eterno, que aunque revivimos con la misma intensidad que nos invadió en aquel instante, que quizás parecía irrelevante, pero escondía tantísimo en su interior. El tiempo, amigo cuando se ralentiza para que saboreemos más, travieso cuando esprinta pero permite que revivas esos minutos en tu memoria, y enemigo cuando se multiplica intensificando ese momento que nos ha destrozado aunque al aplicar la pomada de la distancia temporal comprobamos que ha permitido que crezcamos. Esas vivencias nos conducen a la persona que somos actualmente, y damos las gracias si nos vemos bien y rogamos permanecer así, o no nos gusta lo que vemos en el espejo, y queremos que el tiempo pase y llegue el futuro para poder cambiar. Pero, el futuro lo creamos desde el presente, es ahora cuando tienes que fijarlo o ponerte en marcha para transformarlo.

El tiempo y sus estaciones. La primavera que nos despierta, nos prepara pero nos desestabiliza ya que si queremos conseguir algo debo actuar y eso cuesta, nos impulsa a regenerarnos y a crecer. El verano, explosión de vida, tiempo de trabajo y comenzar a comprobar los frutos, aunque aún estamos en la recolección, producimos mientras disfrutamos del calor, el sol, se cumplen los sueños, y todo es más liviano y asequible aunque también aplatana y te permites retozar para disfrutarlo en compañía. El otoño, somos conscientes de que queda menos tiempo, o pongo en marcha todas las estrategias o no conseguiré los objetivos, pero admiramos la belleza que impregna los ocasos. El invierno, hacemos balance, nos recogemos en nosotros mismos, tenemos más ganas de arroparnos pero vamos vislumbrando cómo puede ser el futuro y lo que queremos cambiar, y tu mejor compañía eres tú.

El tiempo como ciclo. Todo vuelve, todo se repite, todo tiene una secuencia y es predecible. Pero nos creemos más listos que el tiempo, los errores del pasado no pueden alcanzarnos, se supone que hemos aprendido la lección y además hemos cambiado, pero ¡Sorpresa! Vuelve a repetirse el círculo vicioso, y nos pilla desprevenidos, aunque nos habían avisado ya. Aunque si has evolucionado, será una espiral y esa piedra con la que vuelves a tropezar la vivirás de otra forma, y quizás no golpee tan fuerte y sus ondas llegarán más lejos y más intensamente.

El tiempo como regalo. Disfrútalo porque es el único que no vuelve. Atesóralo porque es lo que te permitirá vivir el presente y acariciarlo en la memoria cuando busques ese momento deliciosamente imperfecto.  Compártelo con los que quieres porque lo mejor que puedes ofrecer es tu propio tiempo.

Laura

12 DE DICIEMBRE

Un doce de diciembre… un mes, un cumpleaños, eventos, ecos de risas, silencios lacerantes, diez años…y hoy de nuevo 12 de diciembre. Tu recuerdo sigue aquí, sensación de irrealidad agridulce. Los días anteriores empiezan a sucederse en el calendario del alma lleno de recuerdos, a veces analíticos, otras vivenciados, envueltos de palabras no dichas, abrazos al aire y miradas comprensivas. Como cambiaron nuestros ojos…apareció una opacidad diferente y el brillo acuoso.

Ayer leía una palabra: “desgarro”, y creo que lo ilustra muy bien. Unos minutos grabados en la mente, segundos eternos que revives intentando que cambie el guión, aunque su espacio en tu corazón te dice que nada cambia, o más bien, cambió todo. Una vida maravillosamente imperfecta, y de repente, una fisura que va creciendo a golpe de palabras, con sensación surrealista y ganas de despertar de ese sueño. Enemigo contra el que luchas, aunque sabes que la batalla está perdida pero quién es capaz de convencer a la esperanza. Ejército de personas armadas de fe que quieren atrapar el aliento y transformarlo en energía disfrazada de caricias, de palabras susurradas, de pensamientos cruzados y cariño, deseando poder escribir en las páginas de la vida el final deseado, porque los cuentos existen, y los milagros también. Y, ante lo inevitable, la unión, la valentía, acompañar y sostener, llorar y reír, aprender a vivir nuevamente buscando las novedades en los espacios ya conocidos.

Y yo hoy, otro 12 de diciembre, sin encontrar las palabras que expliquen las emociones, pero quién es capaz de descifrar los secretos del alma, cómo se puede desentrañar el final cuando no tienes el mapa, ni instrucciones…Y en medio ese desgarro, producido con palabras, ausencia y silencios, la sensación de que ella se ha acomodado en tu corazón, ¡¡Por eso duele tanto!! Tenía su espacio antes, pero ahora es mayor ya que no están sólo los recuerdos y su cariño sino también su energía, su experiencia y su voz para ayudarte cuando la necesites. Cuando consigues acallar la mente eres consciente de lo que te quiere transmitir, si te concentras oyes su risa o ya la has olvidado pero sabes que era verdadera y que puedes hacerla resonar en los recuerdos. Un lugar único multiplicado por todos los corazones que la querían, porque sigue siendo mágica y especial y se ha quedado en todas y cada una de las personas de su vida, regalando a cada uno justo lo que necesita, viviendo para siempre. Y yo, sin lograr encontrar las palabras exactas…pero con la certeza de que ella las sabe, y mi corazón, el nuestro, el de ambas, el de todos, también lo sabe, y agradece su vida y su esencia. Una persona única y especial, sencillamente increíble y siempre pasional. Quizás otro 12 de diciembre consiga explicármelo…

Tan lejos…tan cerca…siempre con nosotros…Siempre Águeda

Laura

 

METÁFORA DEL MALTRATO (Más)

El pasado 25 de noviembre se llevaban a cabo muchas actividades y movilizaciones con motivo del rechazo a la violencia de género. Esperemos que dentro de poco no sea necesario remover conciencias porque esa lacra ya no exista. Desde el semanario ribereño Más me dieron nuevamente la oportunidad de escribir en voz alta este texto, que escribí hace tiempo en mi blog pero desde sus páginas me permiten romper la brecha digital y poder llegar a más personas. Agradezco esta oportunidad y la confianza, me siento como en casa entre sus páginas, Junt@s llegamos a Más y así será también en esta lucha contra la violencia.

Paseando por la zona del Rancho Grande vi una casa que me pareció una clara metáfora del maltrato.

Un paraje precioso, con campo, tranquilidad, el sol brillando, el sonido del río brincando entre las piedras, la vida soñada, y sin embargo, la casa destruida, sin techo, sin abrigo, sin medios, con los cimientos fuertes pero pensando que su fin ha llegado o que ése es su destino, que no ha sabido dar todo lo que estaba en su mano y que por eso la han tratado así…..

2 habitaciones….
Una llena de ropa y basura. Ropa buena, con brillos, lentejuelas, ropa bonita, esperando a que llegue el momento de hacer brillar a su dueña. A su lado, escombros, botes de cerveza, todo amontonado, todo hecho una amalgama de productos sin sentido, de cosas que no hacen falta, de recuerdos que sirvieron pero que han dejado abandonados como si ya no tuvieran ninguna utilidad.
La otra habitación es la que podéis observar en la fotografía. Frases demoledoras: “ésta me la vas a pagar”, “te voy a partir la cabeza”…. En otras paredes, alternándose con esas frases negras que resuenan en la cabeza y que hacen revivir los momentos de tormentos, frases sencillas, rosas, las palabras que te dice desde su falso arrepentimiento, quizás debería decir desde su propia vergüenza si es que alguna vez ha llegado a sentirla, “te quiero”, “no me dejes”……Esas palabras, esas lágrimas falsas son las que te encadenan a esa tortura, que no es lo que realmente te corresponde porque tú has nacido para ser libre y grande, has nacido para brillar con luz propia.

Junto a la frase ¡no te vayas!, una puerta derrumbada, sin posibilidad de escapatoria. Esas palabras que te atrapan y que consiguen, poco a poco, colocar más piedras para convencerte de que no hay salida, que ése es el sitio donde te corresponde estar. Y al lado de “te quiero”, una ventana abierta de par en par. Si de verdad te quisiera te dejaría volar sin límite, confiaría en que tomases tus propias decisiones, no tendría miedo a que en alguna ocasión dijeras “no” o “si” o lo que realmente piensas y sientes. Y lo más importante, si tú misma te dijeses te quiero, verías que tienes libertad para vivir como realmente mereces, que sabes que no es como te están haciendo sentir. Si te dijeses te quiero, comprobarías que nadie te puede pisar y que tienes, no solo la ventana, sino la vida dispuesta para ti, para sentirla como tú quieres vivirla, decidiendo por ti misma, eligiendo, mal o bien, pero siendo  la que tomas las decisiones.

Foto Txino Marañón

Hay otra perspectiva, una foto, tomada desde fuera, desde el exterior, observando por la ventana con una frase que dice “no quiero verte la puta cara”. Personas que saben lo que pasa, que lo ven, que incluso tienen ese mismo pensamiento sobre la persona que está doblegando tu dignidad, pero que permanecen calladas y que por tanto apoyan lo que ocurre dentro de esas 4 paredes que te oprimen haciéndote cada vez más vulnerable.

Sinceramente me gustaría que no tuvieras que vivir esa situación. Me gustaría que esta no fuese tu vida. Me gustaría darte la mano y ayudarte a salir por esa ventana. O mejor, me gustaría que vieras en el espejo la misma grandeza que yo veo cuando te miro a los ojos y que con esa fuerza, con esa seguridad y esa autonomía (no lo dudes, todo eso lo tienes dentro esperando ver la luz para poder resurgir) fueras tú misma la que quite las piedras que obstaculizan la puerta. Libérate de esos escombros de recuerdos que impiden tu salida. No estás sola, tienes fuerza para hacerlo, gente que te acompaña. Nadie dijo que fuera fácil pero siempre te dijeron que la vida es para las personas valientes como tú.

Cuando veas que tu alma pertenece a ese mundo exterior lleno de luz y no a esa casa oscura y derruida que ha confeccionado para ti con mentiras, en ese momento, que no será solo uno sino un cúmulo de circunstancias, estarás dispuesta a saltar y comerte el mundo. No sólo brillará el sol sino que tú contribuirás a llenar la vida de los demás de colores, dibujarás sonrisas…….y lo mejor empezarás a quererte como realmente mereces. ¿qué por qué lo sé? Porque los que realmente te quieren confian en ti y saben que eres capaz de conseguir todo lo que tú te propongas.

Laura

LO VITALMENTE IMPORTANTE

Una semana más tengo la oportunidad de poder colaborar en el semanario Ribereño Más. Muy agradecida por mantener esa confianza y por poder “escribir en voz alta”. Un pequeño homenaje y gran agradecimiento a las personas extraordinariamente corrientes.

Es necesario hablar de lo importante. Últimamente la sociedad está triste, nerviosa, a la expectativa, con ganas de leer en la bola de cristal el futuro o buscando un reloj capaz de cambiar el pasado. Y yo en este momento me centro en observar la vida. Me enfadó con el despertador y se crea mi sonrisa con el abrazo somnoliento de mi hijo, que al rato se pregunta porqué ha empezado la rutina si aún  es de noche. Se queda con su abuelo que impulsa a su hija para comerse el mundo, mientras se van los dos de la mano hablando de sus cosas. En el autobús pienso que alguien tiene mi trabajo junto a mi casa y yo tengo el suyo (¡¡Una app para intercambio y conciliación ya!!). En Legazpi, alguien sostiene la puerta a otra persona con muletas pero pierde 3 segundos y se va y con él ese acceso, y el chico abre con su botón, manteniendo su autonomía intacta y siendo ejemplo de superación. En las escaleras se escucha un violín que desgrana las notas que rasga un anciano venido del Este que regala su don a quien quiera escucharlo mientras su mujer sonríe paciente. En el vagón quien cede el sitio a una señora es un niño latino, mientras el resto guarda su vergüenza en el móvil, y la sonrisa de esa madre al felicitarla por la buena educación del niño. La creatividad, la resistencia, la ilusión y la profesionalidad de tantas agentes de cambio social que quieren un mundo mejor, y no se conforman y pasan a la acción. Las personas que muestran realidades más sutiles, que traspasan tiempo y espacio o envían cristales. Las personas que siguen sus sueños (ellos conocen el camino) y obtienen su primera cosecha rodeadas de su familia, y lo comparten y agradecen. Las personas que reivindican un abecedario sobre un arco iris porque no les gusta la realidad que ven y quieren repartir la diversidad para que la sociedad crezca. Quien va con una sonrisa y una palabra amable. Los incansables que luchan por dar voz a un río agonizante. Los que cuidan los pies mientras sanan el alma (incluso tras dar una patada a la pared) y no cuestionan sino que acompañan. Esa amiga que te da mil respuesta, o a la que no llamas pero sabes que está siempre. Esa familia de raíces profundas de la que estás orgullosa y es tu ejemplo. Personas que enseñan deportes y valores a los niños, y quien inmortaliza esos momentos generosamente. Esas profes que te sonríen orgullosas después de tantos años y a las que agradeces tanto. El camarero que te habla por tu nombre y sabe lo que te gusta. La Librería con tu próxima lectura aunque tú no lo sepas. Quienes ponen el Foco, los que crean arte con sensibilización, abriendo puertas azules que no dejan frío a nadie, los que acercan la historia a los peques. Quien regala su tiempo de forma voluntaria a los demás. Los que velan por nuestra seguridad.  Quien cuenta la verdad de su corazón sin importar lo que otros piensen y los que saben leer entre líneas. Los que no vemos pero habitan en nuestro corazón. Aquel pintor de vida que se refleja en los abrazos de sus hijos. Los que no piensan igual pero se respetan sinceramente. Creo que esas son las personas importantes, personas “corrientes” y  únicas, imprescindibles en mi vida y a las que estoy tan agradecida. Esas personas que crean una sociedad mejor, la que necesitamos.

Laura

DIRECTORA DEL ALMA (RAQUEL TROYANO)

Hay ocasiones en que la vida  tiene cosas importantes que contar, y lo hace de formas cercanas y asequibles como es el cine. Y para poder hacerlo con toda la “humilde grandeza” que necesita busca a gente con estrella, con una visión única y preciosa que consigue crear imágenes para que esa expresión de la vida se aprecie de forma cristalina y impactante sutileza por parte de la sociedad. Conozco tres personas así: Raquel Troyano, Montse Bodas y Luis Centurión.  Por separado son increíbles y junt@s crean maravillas.

Uno de los últimos proyectos de Raquel y Luis (también es necesario nombrar a Rosi Troyano que como explica Raquel en la entrevista es “precursora de la idea) es “Una mañana fría“. Un documental que estoy deseando ver, pero que ya está demostrando que es un exitazo con todos los premios y las nominaciones que está obteniendo. Y no es para menos. Raquel tiene un don y es su sensibilidad, y esa generosidad suya busca la forma de que todas las personas puedan sentir lo que siente ella. Y consigue traspasar la imagen, el sonido vibra por todas las neuronas de tu cuerpo, puedes sentir en las manos la climatología, consigue que la película sea en 3D y que te sientas dentro de ella, consigue que el tiempo se ralentice y que esos minutos mágicos se impregnen en tu alma. Para ello se rodea de grandes profesionales como Luis Centurión, consiguiendo así el equilibrio profesional perfecto.  Así me pasó con “El pomo azul“. A saber cuántas emociones y sensaciones me invadirán con “Una mañana fría“, “una película documental sobre el duelo tras un siniestro de tráfico”.

Hoy he estado viendo la entrevista de Raquel en el programa de radio “Solos en la noche”. Yo prefiero verla porque Raquel transmite con toda su esencia, traspasa pantallas y lo hace de forma cercana, humilde, como si todo esa grandiosidad que se refleja en sus trabajos fuera fácil. Habla con pasión de su vida, de sus compañeros de trabajo, de su pueblo (que gran embajadora tiene Aranjuez), de su familia….de su vida. Lo hace de forma sincera y respetuosa, es una agente de cambio social, quiere mejorar el mundo y sabe cómo hacerlo, no la frena nada ni nadie, es una mujer valiente que busca los recursos, y si no los hay, los crea. Una entrevista maravillosa a una mujer increíble, de una mujer del río Tajo (seguro que ella sabe todo lo que quiero decir con esto). Dentro de poco podremos decir “Yo la conozco”, ya podemos hacerlo. Gracias por tanto, Raquel.

Laura

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑