COMIENZA EL VUELO

Bueno, pues después de 6 meses que parecen años termino mi andadura acompañando hacia la libertad al grupo de personas que conocí hace muuucho tiempo. Digo mucho, porque aunque han sido pocos meses, la intensidad también cuenta y esta experiencia me ha hecho crecer a nivel profesional y también personal hasta límites insospechados. Aún no soy consciente de la magnitud del trabajo hecho.

Realmente mi trabajo terminó el jueves de la semana pasada, y como no soy de mentir he de decir que ese día flaqueé. ¿Conoces la expresión de que un vaso ya está lleno y rebosa? Pues yo ya tenía repletos 5 tazones de los grandes, y ese día mi mente ya no aguantó más voces, ni más disgustos, ni más nada. Me fui, apenas me despedí. Necesitaba poner distancia para poder ver todo en su justa medida, y no quería decir cosas que no pensaba dejándome llevar por un momento de frustración. Además sabía que no era el último día, sino que la vida, o el proyecto, me daban unos días más tarde la oportunidad de hacer las cosas bien y creo que también hay que ser y hacer constar que después de una acción siempre hay una reacción.

Así que hoy, con mi estómago lleno de mariposas, me reencontré con este grupo tan especial y todo fluía. Además hoy les daban sus tan merecidos títulos, porque nadie les ha regalado nada, y además venía gente muy importante a verlas. Se han compartido frases muy bonitas: se ha hablado de valentía por encarar este proyecto, de apoyo recibido, de confianza que creían perdida y que han recobrado, de esfuerzo, de responsabilidad, de posibilidades de realizar el mismo proyecto para otras personas…y se ha recordado que no todo está ya conseguido, que hay que seguir currando y demostrando pero que no estan solas.

Yo por mi parte creo que lo pueden hacer genial, si ellas quieren porque sólo depende de ellas ya que las herramientas las tienen, y que además ellas pueden empatizar con cosas que el resto de personas no podemos como son la falta de libertad y de sensación de futuro, la anulación de la independencia y la autonomía, la privación de intimidad…

También han tenido palabras de recuerdo para las personas que les han ayudado en esta última fase como son José Luis, Lola o Rajú (al que le debo un artículo para él), personas especiales y altruistas que también han apostado y han colaborado para ampliar sus posibilidades y conocimientos.

Ahora empieza su etapa de prácticas con la incorporación posterior a un trabajo, donde comprobarán sus habilidades y su potencial, donde enseñarán su humanidad y compartirán grandes momentos, demostrando que hasta de los lugares más oscuros se sale. Y a mi me queda mirarlo en la distancia, agradeciendo la oportunidad que me brindaron casi con los ojos cerrados (gracias Vero) y haciéndome consciente de tanto aprendizaje compartido. Tengo clara una cosa y es, gracias a este grupo de la cárcel, soy mejor persona.

Laura

 

MI FOTOSÍNTESIS CON EL RÍO TAJO

Foto: Txino Marañón 2016

Hoy he tenido mi momento de esparcimiento, mi momento de rélax y de cargar pilas, de hacer la fotosíntesis como digo muchas veces, y es que hoy he hecho mi primer descenso ribereño de paddle surf desde la Pavera hasta la Piragüera.

7 kilómetros de sol, de naturaleza, de deporte. 7 kilómetros en los que te vas empapando del hábitat tan espectacular que se crea en nuestro río a su paso por Aranjuez y que muchos no disfrutan ni conocen en todo su esplendor. 7 kilómetros de especies autóctonas e invasoras pero en el que todas deben aprender a convivir y adaptarse (muchos tendrían que aprender esto, ¿en un paseo lo podrían conseguir por ósmosis? si fuese así empiezo una colecta, porque vaya tela…).
En este paseo también puedes conocer la verdadera identidad del Tajo,  y es que al inicio del camino, nada más empezar las aguas del río te llevan raudas haciendo que la tabla baile a su son (bueno, si te dejas… Si te pasa como a mi, hace que te des un “mochazo” en sus aguas porque no quieres ir a las zarzas, pero esa forma de refrescarse es sensacional, pero volvamos a lo “literario…”). Tienes varios tramos en los que puedes disfrutar de la corriente, y aunque te sientes feliz también vienen momentos de enfado porque piensas en todas las cosas de las que te están privando por un trasvase pensado para una parte mientras la parte cedente intenta sobrevivir. Más tarde tras una curva apareces en la Chorrera larga, uno de mis parajes preferidos del río, con ese banco que invita a sentarse a leer, oír los pájaros, pensar, dejarse fluir, escuchar el canto del río…ese lugar mágico…Y después el Cortao…
Aguas abajo compruebas la Historia, y ves en la práctica como el agua se va remansando ya que en su momento los Reyes al diseñar el Real Sitio jugaban con el paisaje y lo modificaban. Así nos lo muestra Tomás Ruiz en su charla sobre como el Tajo se hizo navegable y es que las aguas se remansan y se hace un enorme “lago”…
Quizás haya muchas personas que no entiendan mi sentimiento, y otros tantos lo podrían tildar de “nostalgia”, pero no es nada de eso. A mí mi río, nuestro río Tajo, me da la vida, me aporta energía, es la verdadera esencia de mi pueblo y su gente, ha marcado nuestro camino y nos ha impregnado de su carácter. Sí, hablo como si fuera una persona, un antepasado venerable, y en parte es así. Pasado de esplendor, presente agonizante pero que resurge por momentos y futuro incierto…aunque intentamos transformarlo. Y es que el río se adapta a su circunstancia y a lo que artificialmente le hacen padecer, pero sea como sea el Tajo seguirá aquí, se reinventará y abrirá nuevos caminos o buscará nuevas formas… En sus aguas fluyen mil recuerdos, momentos únicos que se han grabado a golpe de agua en nuestras almas ribereñas. Muchos de mis momentos de felicidad plena fueron en él, y es que yo aprendí a nadar en él, mis veranos transcurrían en sus aguas con mi familia, jugando, riendo…Yo necesito mi río, cada año me baño en él, me aporta energía, es el mejor baño del mundo (estas cosas sólo las entiende un ribereño…) aunque nos miren raro cuando lo decimos. El Tajo nos presta su fuerza en esos chapoteos, nos da vida en cada brazada, nos hace cómplices de su curso y responsables de su futuro. Yo quiero que los demás, las siguientes generaciones, mi pequeño, pueda vivir el río como yo lo he vivido, que lo sienta en su esencia…Quiero mi Tajo vivo.
Hoy quería contaros como había sido mi experiencia desde la tabla, y sin embargo, he acabado mostrando mi alma ribereña. Quizás no se entienda… Una pena porque es un sentimiento muy especial, pero mi vida está marcada por sus aguas…
Pensando en la nueva zambullida para coger más fuerza y que me cuente sus secretos…
Laura

CREANDO EL MEJOR PROFESIONAL: UNO MISMO

Ya llega el verano y con él nuevas ofertas de trabajo. Sabemos que el calor aprieta pero es un buen momento para encontrar un puesto en el que nos damos a conocer y usamos de trampolín. También hablamos de la diferencia entre pedir un trabajo y ofrecer el mejor profesional que se pueda encontrar, y ese profesional es uno mismo. Así nos colocamos en una posición de igualdad, creando el ambiente de que la empresa quiere alguien para trabajar y, aún no lo sabe, pero yo soy ese gran profesional que busca. Recuerda que la actitud es esencial en esa búsqueda.

El pasado lunes hablamos de estos temas y más en Onda Aranjuez. Muchas gracias a ese equipo tan genial por darme la oportunidad de hablar a través de las ondas y por hacer que me sienta como en casa. Si quieres escucharlo, quizás haya alguna frase que puede motivarte en esa búsqueda de empleo.

Recuerda el límite lo pones tú, el potencial también es tuyo. Eres parte responsable de tu éxito 😉

 

Laura

PAPEL Y PAPELES

Otra vez he tenido la oportunidad de escribir en el Semanario Más y esta vez he querido intentar un nuevo estilo. He disfrutado mucho escribiéndolo y es que a veces el papel higiénico es mucho papel. Gracias de nuevo al Más por permitirme “escribir en voz alta”.

A mí los escritos me salen siempre a partir de una palabra o una frase y luego dejo volar los dedos sobre las teclas, sin pensar, sin censura. Esta mañana he estado con mis alumnas en un taller muy profundo que impartía un hombre hindú que conocí la semana pasada y es espectacular. Hemos hablado de la vida y nos ha enseñado un tipo de masaje ayurvédico. Cuando le llevaba a casa, después de comentar todo lo que se ha trabajado en la mañana me ha dicho: “Laura, las cosas son muy simples y hay una cosa que debes tener clara: tú puedes dar el papel, pero cada cual que limpie su culo”. Después de tanto compartido he estallado en carcajadas porque no te esperas eso de alguien tan espiritual, pero es que las cosas importantes deben explicarse con ejemplos de andar por casa.

Pienso en los años que llevamos dando papel a personas en las que hemos depositado la confianza y quizás no sólo se han limpiado, sino que sus bolsillos están también llenos de papeles y al resto más que limpiarnos nos han salpicado y aún seguimos recogiendo restos (y lo que te rondaré, morena…) Pienso en si somos conscientes de la responsabilidad que asumimos cuando entregamos el papel: damos un bien preciado sin mirar, sin calcular, sin sopesar si te doy mucho, poco y como lo gestionas, ya que quizás te quedas corto, o prefieres ahorrar para la próxima, o gastas sin mirar los que deben venir detrás, sin ser consciente de que el rollo de papel se gasta, que el papel no brota de los árboles sin más, pero como yo ya voy limpio…Me pregunto si pasados los años miramos la cantidad de papel consumido y si se usó bien o cada determinado tiempo me dan un trozo de papel más llamativo, de un color brillante, quizás más suave y que parece que va a tener buen resultado (la memoria en esos momentos se esconde y no permite recordar que ya lo probé otra vez y resultó ser papel de lija) y cambio ese pedazo de papel que envuelve promesas por un gran rollo que tenía en casa sin sopesar las consecuencias y sin pedir cuentas de qué hizo el depositario de mi confianza con ese rollo que di con los ojos cerrados.

Por mi parte intento responsabilizarme de mi rollo, aunque posiblemente haya metido la pata alguna vez. Dejo papel pero intento mirar que se hace con él y si no me convence lo digo. Busco las formas para intentar que más personas tengan un papel de calidad o que al menos abran la mente para compararlos.  Sigo pensando que es posible gestionar bien el papel y que todos llevemos las posaderas limpias, pero claro habría que asumir responsabilidades.

Laura

EXPERTOS DOCENTES QUE ROMPEN BARRERAS (II)

Hace unas semanas comentaba como había sido la visita de José Luis a mis alumnas para hablar de internet y redes sociales. Pues seguimos con más docentes y sitios que visitar y es que hay tanto que aprender y tanto que compartir…

El lunes, para empezar bien la semana vino Lola para hablar y compartir experiencias sobre Prevención de Riesgos Laborales. Normalmente en estos temas se suele hablar de EPIS, ergonomía postural, accidentes laborales…pero no se habla tanto de la parte de riesgos psicosociales y es algo esencial cuando trabajamos con personas.

El trabajo de técnico sociosanitario es muy enriquecedor pero también tiene muchas complicaciones ya que debemos trabajar en diferentes turnos, la implicación personal debe gestionarse, el trabajo nocturno puede pesar, conciliar vida laboral y personal es muuuuy complicado, no se valora como se debiera…y muchas veces, como nos sentimos súpermujeres que no pueden defraudar, llega un momento en el que cuerpo o mente nos dicen que no pueden más y corremos el riesgo de sufrir el síndrome de Burnout o síndrome de estar quemada por el trabajo. Esto es muy resumido y sólo algunas ideas pero así os podéis plantear lo que dió de si la mañana con un tema semejante.

Además, ya que mis alumnas son muy especiales, siempre hay que llevar a personas especiales. No valen buenos profesionales sino que deben tener una sensibilidad especial y Lola la tiene. Adapta su lenguaje a las circunstancias, utiliza el humor alternando los conocimientos técnicos con los chascarrillos y con ese acento suyo la sonrisa sale sola. Busca ejemplos cotidianos para que empaticemos y cree en lo que dice porque gracias a su experiencia laboral y personal ha aprendido como cuidarse y diferentes estilos para afrontar las dificultades cotidianas. Es ejemplo de superación y empuje. Y además consiguió que las chicas participasen, incluso las que decían la inicio que no tenían nada que contar.

Yo aprendí muchísimo tanto del contenido como de su estilo, y espero que para ella haya sido tan gratificante como lo fue para el grupo que han aprendido a cuidarse para poder cuidar mejor de una manera muy cercana.

Laura

EXPERTOS DOCENTES QUE ROMPEN BARRERAS…DIGITALES (I)

Llevamos dos semanas fuera de la cárcel y seguimos trabajando. Y si dentro era intenso fuera…uff, qué difícil de explicar pero bueno, poco a poco. Supongo que toda esta experiencia la tengo que digerir, dosificar y contarla paulatinamente. Y eso que no soy yo la que dormía en el chabolo, pero todo esto marca un poco.

Bueno pues ya fuera se puede trabajar de otra forma y yo tenía muchas ganas de hacerlo con algunos de los recursos que uso siempre que imparto certificados de profesionalidad, y éste recurso es el mejor de todos: el potencial humano. En los cursos siempre invito a expertos sobre diversos temas para que les muestren otras formas, más temas y con más profundidad. Es un recurso excelente y además permite a las alumnas poder descansar de mi, que bastante tienen que padecerme durante 5 horas diarias (o más), hasta terminar un curso de 400 horas de media (el cielo ganado tienen…)

El primer docente que ha conocido a mis alumnas ha sido José Luis. Todo surge una mañana en la que le comento la nueva fase del programa y le digo que voy a llevar a gente para dar ponencias (mensaje subliminal el mío…) y él rápidamente dijo que miraba agendas y que quizás podría encontrar huecos, así en plural. La idea era genial ya que yo había asistido el año pasado a sus cursos de internet y redes sociales. Ese tema es esencial para las chicas que llevan algunos años de vacaciones (no tan pagadas como piensan muchos) y están en plena brecha digital, sino también por la forma de José Luis de trabajar.

Los temas impartidos son más o menos los que se mostraban anteriormente, pero la forma, ésa es más curiosa. Yo comencé la presentación diciendo que él rápidamente se había ofrecido voluntario (no sé si le mueve el puro altruismo, que le gustan los retos, la curiosidad o que también cree que otro mundo es posible y quiere formar parte de esos cambios o al menos ver la materia) y que además para ellas, al ser tan especiales, también necesitan personas igual de especiales. No me decepcionó. Rápidamente consiguió enganchar con el tema, buscando puntos para motivar y llamar su atención, propiciando el aprendizaje significativo y la necesidad, convenciendo con argumentos pero dejando libertad de elección, usando el humor, y cambiando el lenguaje (¡¡incluso se atrevió con lenguaje igualitario!!, al principio para sorprenderme, luego por seguir probando y volviendo finalmente a los métodos tradicionales, pero la intención también cuenta 😛 )Creo que le fue incluso mejor el momento en que los dejé solos y se pudieron soltar más.  Enseñanza de igual a igual sin mirar orígenes y pensando en el futuro. Quitando miedos, animando, dando confianza y dejando autonomía y que cada cual procese a su ritmo. Además tiene algo muy peculiar y es que sabe leer muy bien entre líneas a las personas y además lo hace en poco tiempo (se nota esa lectura asidua y en diagonal).

Una gran experiencia para ellas, para poder aprender sobre un mundo tan complejo, aunque él consigue hacerlo fácil, y para poder practicar habilidades sociales y adaptarse a nuevas situaciones y personas. Y no es que lo diga yo, sino que ellas ya están esperando que llegue el lunes y pidiendo bises. Y me da que con ganas de hacer unas cuantas preguntas, ¿serán todas de ordenadores y redes sociales?

Laura

EL MAR EN UN CUBO…

Mi pequeño jugaba en la playa, cogió su cubito y con mucha decisión dijo: “Voy a coger una ola” Y se fue corriendo a por ella. De pronto gritó: “¡Mami, voy a coger el mar con mi cubo!” 😀

Pensé en la bendita inocencia infantil pero luego reflexioné sobre ese gran convencimiento. ¿Acaso no caben todas las grandezas del mundo en una persona? ¿No es una mente capaz de albergar mil proyectos? ¿No está lleno el corazón de la pasión necesaria para buscar nuevas opciones que hagan mejor su vida y la de los demás? ¿Gozamos de buena salud, tenemos los sentidos, nuestras manos y recursos para hacer un mundo mejor?

Sé con certeza que mi hijo cogió la ola más grande con su cubo verde porque creyó que era posible y lo llevó a cabo. Espero que siga cumpliendo todos sus sueños de la misma forma.

Laura

 

CUENTO A MI HIJO

Otra vez tengo la suerte de escribir en el Semanario ribereño Más, y como hoy es un día especial esta columna va dirigida a mi niño, a la madre que me parió, a la abuela estupendísima que tuve, a todo mi linaje y a todas las madres del mundo por ser las mejores. Gracias al periódico Más por permitirme otra vez “escribir en voz alta”

 

Un día mi hijo me pidió que le contara el cuento de cómo nació. Me encantó su carita mientras me escuchaba.

Papá y mamá te crearon con mucho cariño. Tenían mucho amor y querían materializarlo en lo más bonito del mundo. Poco a poco la tripita de mami empezó a crecer. Había momentos en el que pensaba que más que un bebé tendría un pez porque mami no paraba de beber agua y el bebé que vivía en su tripita no paraba de moverse. Se veía que era inquieto ya desde chiquitín.

Todas las mañanas a las 5, cómo un reloj, el bebé le daba pataditas a su papi para recordarle que tenía que despertarse (en esta parte se rió un montón, aunque creo que a su papi no le hacía tanta gracia…)

El día 19 de marzo a las 9 de la mañana mami se despertó con un “paf paf”. ¡El bebé ya venía!. Se prepararon para ir al hospital y su mami le dijo: “Tú, tranquilo, pequeño, ahora empezarás a notar que pasan cosas raras, pero papi y mami van a estar ahí ayudándote y animándote y dentro de poquito ya podremos verte”. Y así fue, 10 horas más tarde veía la cara más preciosa del mundo y me invadió un sentimiento de “imposible querer más”. Pero no es cierto, lo increíble es que cada día, cada momento ese amor sigue creciendo. Así, es como naciste y llegaste con nosotros. Pequeño mío, eres el cuento más bonito de mi vida, lo mejor que jamás podré vivir. Te quiero

En muchas ocasiones me han dicho lo mejor que se le puede decir a una madre y es que se nota que él es un niño feliz y consigue pintar sonrisas en las personas que le rodean. Educar a un niño es difícil pero yo tengo suerte. He tenido el mejor ejemplo del mundo: mi madre. Amor incondicional, la caricia a tiempo, responsabilidad en todas las facetas de su vida, generosidad a raudales, sentimiento puro, sonrisa entre las lágrimas, acompañante siempre en mi vida, la rosa más bonita del jardín. Creo que las palabras se quedan cortas… Pero es que ella también tuvo un gran ejemplo, mi abuela. Y seguro que ella también aprendió de la mejor. Una saga de mujeres increíbles. Nuestras vidas se han tejido a través de los fuertes lazos del amor, de la ternura y de grandes personalidades. Futuro brillante gracias a las raíces de amor más fuertes.

Ya, ya sé que tu madre también es perfecta, porque todas los son. Madre. La palabra más bonita, la emoción más completa. ¡Feliz de la Madre!

Laura

UN MUNDO PARA TOD@S

No entiendo porqué se sigue hablando de discapacidad y no hablamos de personas. Personas con circunstancias especiales que puede hacer su vida diferente, pero es que TODAS LAS VIDAS SON DIFERENTES.

Cansada de tener que dar explicaciones de que no existen dos mundos, sólo tenemos uno y en ese mundo tenemos que vivir todos, con nuestras características y circunstancias personales, con las sorpresas que da la vida, con lo bueno y con lo malo, con nuestra individualidad y libertad pero respetando también que el resto tiene los mismos derechos, y también los mismos deberes.

Cansada de tener que explicar que cada uno tiene su autonomía y su derecho a elegir lo que quieren en la vida.

Cansada de explicar que tenemos derecho a equivocarnos si eso conlleva nuestra elección, porque de esas equivocaciones, frustraciones y limitaciones se aprende. No son pérdidas sino momentos de inflexión que nos hacen crecer y ser más fuertes.

Con ganas de hacer un mundo mejor pero no un mundo de algodón y acolchado en el que no podríamos crecer y superarnos. No entiendo varios mundos, convivo con personas y sus circunstancias y no soy nadie para prejuzgar, hacerme ideas antes de tiempo, pensar en negativo y obstáculos y no en capacidades y superación.

Cansada de que la gente piense que no se tienen derecho a tener las mismas opciones, ya sean buenas o malas, deben ser las mismas adaptadas a las circunstancias. ¿tan difícil es de entender?

Cuando vamos a comprender que todos pasamos momentos de discapacidad, que todos tenemos dificultades físicas, cognitivas, emocionales, psicológicas o sensoriales que nos hacen diferentes, que nos ponen obstáculos pero que no nos hacen ciudadanos de segunda y mucho menos inferiores a los demás. Todos vivimos esos momentos cada día.
Así empieza mi día, pensando en la CAPACIDAD

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑